31 de marzo de 1889: Inauguración de la Torre Eiffel
La Torre Eiffel fue un loco proyecto del maestro de obras Gustave Eiffel, ingeniero e industrial especializado en estructuras y construcciones metálicas con motivo de la Exposición Universal de París de 1889.

En París, durante la Belle Époque, entre 1887 y 1889, se construyó una asombrosa torre metálica de más de 300 metros de altura para la Exposición Universal de 1889. Se convirtió en la torre más alta del mundo. Fue un loco proyecto del maestro de obras Gustave Eiffel, ingeniero e industrial especializado en estructuras y construcciones metálicas.

A partir de 1884, fraguó la idea en la mente de dos ingenieros de Gustave Eiffel, Emile Nougat y Maurice Köchlin. Desde ese momento, el proyecto tardó tres años más en ser perfilado en cuanto a su arquitectura y su estética, cuyo esfuerzo hay que atribuir al arquitecto Stephen Sauvester. Definitivamente, el proyecto vería la luz y podría incluirse en los fastos de la exposición.

Comenzo a construirse en 1887 y fue terminada en dos años, dos meses y cinco días, la Torre Eiffel fue una verdadera hazaña de la ingeniería, con los cimientos a orillas Sena terminados en tan sólo cinco meses. La torre fue diseñada y construida con elementos de la fábrica Eiffel de Levallois-Perret. Hay que añadir que, en su momento, la construcción de la torre no fue del gusto de todos, y hubo muchas voces que expresaron su rechazo, especialmente desde el mundo del arte.

La Torre Eiffel se terminó de construir el domingo 31 de marzo de 1889. Se inauguró a la 1:30 de la tarde de ese mismo día, mientras algunos obreros seguían trabajando en el interior y los ascensores aún no habían sido instalados. Gustave Eiffel izó la bandera francesa en la cima de la torre en presencia del director y del personal de la Exposición Universal, así como de representantes del gobierno y de la ciudad de París.

Las celebraciones siguieron al pie de la torre, donde Gustave Eiffel rindió homenaje a su equipo, especialmente a los 300 trabajadores que construyeron lo que más tarde se conocería como la “Dama de Hierro” (al principio su color fue rojo).

Se abrió al público el 15 de mayo, durante la Exposición Universal de 1889 en París.

Las tareas de construcción y perfeccionamiento de la torre continuaron hasta mediados de mayo de 1889. Al fin, el 15 de mayo tuvo lugar la ceremonia de inauguración de la Exposición Universal y la torre se abrió al público, incluso sin los ascensores en servicio. Fue el centro y la principal atracción de la Exposición Universal, ocupando el Campo de Marte, la colina del Trocadero y los muelles hasta la Explanada de los Inválidos.

La torre era la más alta del mundo en ese momento y en la primera semana de su inauguración, unos 30.000 visitantes subieron los 1.710 escalones hasta la cima; el ascensor se puso en servicio el 26 de mayo.

Durante la Exposición Universal, que finalizó el 6 de noviembre de 1889, cerca de dos millones de visitantes se maravillaron ante esta obra maestra de la arquitectura, sintiendo vértigo al subir y disfrutando del panorama de París.